.

.
.

Translate

miércoles, 17 de febrero de 2016

Muchas veces los descuentos salen caros

Las claves de los descuentos

Controlar el gasto de renovación y administración de cada tarjeta, para chequear si se repaga con los descuentos.
Supermercados y combustible son los descuentos más aprovechados y que garantizan el repago para el cliente, porque son imprescindibles y frecuentes.
Priorizar los pagos con tarjeta de débito porque incluyen la devolución del 5% del IVA.
"El 28% de los hogares compra en lugares donde tienen descuento con sus tarjetas de crédito o débito". De la mano de los incentivos y cuotas sin interés, los argentinos suman tarjetas de crédito de distintos bancos y clubes de beneficio que son altamente valorados por los consumidores, pero en pocos casos son un buen negocio.
En la Argentina había en diciembre pasado 47 millones de tarjetas de crédito activas y representaban 1,6 plásticos por habitante, considerando a la población mayor de 18 años. Pero si el dato se recalcula considerando sólo la población bancarizada, el número estaría en 2,3 tarjetas por persona, con lo cual una pareja acumularía casi cinco plásticos. ¿Cuánto descuento efectivamente reciben esos clientes para poder afrontar los gastos que les insume tener el producto bancario? ¿Cuántos de esos descuentos no los tienen disponibles a través de programas de fidelización de los que ya son clientes?
La renovación anual de una tarjeta de crédito tiene un costo que ronda los $ 750, pero a eso hay que sumarle el gasto administrativo, cercano a los $ 50 mensuales, lo que supone unos $ 1350 anuales. Y no se está considerando los costos del seguro de vida y los intereses de la refinanciación en los que caen entre el 25% y el 30% de los clientes cada vez que no pueden pagar el total del resumen. Con dos plásticos, una persona promedio desembolsa más de $ 3100 anuales para conseguir "ahorros".
Considerando que el descuento más ofrecido es del 20%, el usuario de un plástico debería consumir más de $ 31.000 anuales en productos o servicios con descuentos, pero además debería tener por lo menos la mitad de esa cifra en cada uno de sus plásticos. Esto ocurre muy pocas veces porque hay una tarjeta que "manda" en la billetera, como dicen los expertos en marketing financiero, y las otras quedan acumuladas detrás de la primera y tienen un uso ocasional.
Pero, además, los descuentos deberían usarse plenamente, porque en muchas ocasiones tienen un límite de reintegro por operación o por mes.
En los bancos grandes y con programas de descuentos muy agresivos hay clientes que sacan ventaja de los beneficios y son los llamados heavy users, porque más del 50% de las compras las realizan en comercios que ofrecen descuento y muchos de ellos no pagan mantenimiento ni renovación porque tienen el paquete de servicios financieros incluido en su cuenta sueldo.
En contraposición a los heavy users, hay cerca de un 40 por ciento de tarjetahabientes que tiene un bajo nivel de transacciones y no logra recuperar en "descuentos" el gasto que les representa tener el servicio. Sin embargo, un mismo cliente puede ser un heavy user de un plástico de un banco y un cliente inactivo de otro, al que le aceptó una tarjeta porque tenía un beneficio que lo tentó para una compra grande, como un electrodoméstico, o en una marca de indumentaria de la que es muy fiel, pero que luego usa esporádicamente. Ve un gran beneficio en el momento de tomar el plástico, pero luego, con el paso del tiempo, lo que acumula son más costos que ahorros.
Es que las tarjetas pelean el lugar en la billetera y la que tiene el beneficio más utilizado es la que queda arriba de todas las demás y la que concentra el uso.
Frente a esta multiplicación de los plásticos (y sus descuentos) los especialistas recomiendan controlar el gasto anual de renovación y administración mensual de la tarjeta, para chequear si se repaga con el nivel de gasto en comercios con descuento. Otra opción es priorizar el débito cuando el descuento está disponible en las dos opciones, porque el gasto que insume este plástico es menor e incluye la devolución del 5% del IVA.
También es importante identificar cuáles son los plásticos que ofrecen los descuentos más atractivos en rubros sensibles. Supermercados y combustible son los descuentos más aprovechados y que garantizan el repago para el cliente, porque son imprescindibles y frecuentes.
Para defender sus programas, desde que se generalizaron los descuentos, los bancos comenzaron a reforzar sus programas de fidelización, que otorgan premios por consumo. Una vez que un cliente realiza un canje de puntos por premios comienza a consumir entre 30% y 40% más con el plástico y permanece más tiempo como cliente en la entidad financiera.
Los clientes tienen que revisar bien sus cuentas, porque pueden estar gastando mucho para ahorrar muy poco.

Hackers tomaron a un hospital como "rehén" y piden rescate

El  avance de la tecnología trae consigo el desarrollo de nuevas medidas en seguridad informática, como también personas capaces de corromperlas e infectarlas. Desde hace más de una semana, los sistemas informáticos del Hollywood Presbyterian Medical Center, en California, EE.UU., están fuera de línea.
¿La causa?. Unos piratas informáticos infectaron la red con un “ransonware”, un programa capaz de dejar el sistema operativo del hospital -como también en computadoras y celulares- incapacitado. Además, los hackers pidieron un rescate de U$S 3.4 millones para reactivarlo.
Según varios medios estadounidenses, el hospital todavía no explicó las medidas a tomar para recuperar el sistema ni cómo gestionará la situación. En los pasillos los pacientes pueden escuchar una voz a través de megáfonos que asegura que los registros médicos no cayeron en manos de los hackers.
secuestroransomware-715x374_jpg_77580687El FBI y la policía de Los Ángeles están investigando quién causó el ataque, junto a un equipo de expertos en cómputo forense contratados por el hospital.
Los directivos del hospital afirmaron que las operaciones que se llevan a cabo cada día no se vieron afectadas, aunque muchas de las tareas que normalmente se desarrollan a través de las computadoras se están haciendo en papel para prevenir cualquier tipo de filtración de datos.
Asimismo, pidieron a los pacientes que se presenten al establecimiento en persona para recibir los resultados médicos, en lugar de hacerlo electrónicamente.

René Laënnec

René Théophile Hyacinthe Laënnec (Quimper, Bretaña, Francia, 17 de febrero de 1781 - 13 de agosto de 1826) fue un médico francés, inventor del estetoscopio. En 1816, debido al pudor que el médico sentía al acercar su oído al pecho de las pacientes y también a la dificultad para percibir ruidos en pacientes obesos, creó un cilindro de 30 cm de largo, origen del instrumento.
Rene-Theophile-Hyacinthe_LaennecTres son las principales contribuciones de Laënnec a la medicina:
  • La invención del estetoscopio, y la descripción de su uso para diagnóstico.
  • La delimitación de cuadros semiológicos de enfermedades cardíacas y pulmonares.
  • La descripción de numerosas lesiones anátomo-patológicas.
4_Laennec_stethoscopes__Wellcome_M0014325En aquella época, se practicaba la auscultación inmediata apoyando el oído directamente al pecho. Con frecuencia, el médico interponía un pañuelo de seda para evitar el contacto directo con el paciente. El procedimiento tenía varios inconvenientes, entre ellos, la dificultad para percibir ruidos en pacientes obesos, y el atropello al recato de mujeres. Se cuenta que Laënnec se inspiró en unos niños que jugaban con una rama de árbol, al ver que uno de ellos rascaba la madera mientras otro aplicaba el oído para oír el sonido amplificado.
En 1826, el año de su muerte, apareció la segunda edición de su obra con el simple título de Traité d'auscultation mediate (Tratado de auscultación mediata). En ella, cuenta cómo ocurrió el accidente del contagio tuberculoso: veinte años atrás, examinando unas vértebras tuberculosas, la sierra le había erosionado el índice de la mano izquierda. Refiere con detalle cómo se desarrolló la lesión que apareció tras el accidente y cómo se la trató.

INFORME DIARIO