.

.
.

Translate

lunes, 21 de marzo de 2016

Castro: "Debemos concentrarnos en lo que nos acerca y no en lo que nos separa"

Un día después de su llegada histórica a Cuba, el presidente Barack Obama se reunió con Raúl Castro, el líder del régimen autoritario de la isla como parte de sus esfuerzos por hacer un cambio en ese país.

Obama y Castro se saludaron en el Palacio de la Revolución en La Habana vieja. Es la tercera vez que los dos líderes se han reunido para conversaciones bilaterales desde que se resumieron las relaciones diplomáticas en 2014.

untitled 
"Nos complace recibirle en esta visita, presidente Obama. Podríamos hacer más si se levantara el bloqueo contra Cuba", dijo Castro y destacó que Guantánamo y el embargo son los obstáculos principales en las relaciones de los países.
El presidente Obama saludó en español y agradeció la hospitalidad del pueblo cubano. Bromeó que siempre se habla de los largos que pueden ser los discursos de los Castro, pues sus palabras se extendieron más que las del líder cubano.
"Comenzaremos los viajes comerciales y reanudaremos los cruceros. Seremos socios comerciales", añadió.
Obama espera que este cambio empuje al gobierno comunista de la isla a conceder más libertades a su pueblo y a abrir nuevos canales económicos para las empresas estadounidenses.
Pero el presidente estadounidense y sus aliados también esperan un éxito mayor: un ejemplo duradero del poder de la diplomacia en el trato con los enemigos de largo tiempo.

Obama espera que su visita a Cuba sea el inicio de un cambio en la isla

El presidente Barack Obama aterrizó en Cuba el domingo, con lo que se cesa definitivamente a medio siglo de distanciamiento entre ambas naciones y en lo que supone una demostración personal de un cambio en la política exterior con los enemigos tradicionales de EE.UU. Estados Unidos.
Obama espera que este cambio empuje al gobierno comunista de la isla a conceder más libertades a su pueblo y a abrir nuevos canales económicos para las empresas estadounidenses. 

 
Pero el presidente estadounidense y sus aliados también esperan un éxito mayor: un ejemplo duradero del poder de la diplomacia en el trato con los enemigos de largo tiempo.
El Air Force 1 que transportó al mandatario estadounidense, a su esposa Michelle, a sus dos hijas Sasha y Maila, su suegra y la comitiva presidencial, tocó tierra a las 4:19 pm, hora local, en el aeropuerto internacional José Martí.
untitled2


El domingo, sus interacciones con los cubanos se calibraron con cuidado. Visitó la catedral de La Habana, saludó al cardenal Jaime Ortega -defensor clave de la mejora de las relaciones entre los EE.UU. y Cuba- y más tarde fueron a cenar a un “paladar” –uno de los cientos de restaurantes de gestión privada que recientemente obtuvieron los permisos para operar en una economía estatal-. Multitudes se habían reunido en las calles coloniales de La Habana Vieja para ver a los Obama, que paseaban a pie.
untitled

INFORME DIARIO


YOGA


DIABETES


RECETA